José María Riobóo
Solo le sñadi un diente de ajo