Manuel Umpiérrez Ramírez

Manuel Umpiérrez Ramírez

Fuerteventura

De pequeño solía hacer de pinche para la mejor cocinera que nunca conocí. Mi madre, por una grave enfermedad nunca pudo trabajar, pero su pasión por la cocina y su mano para crear platos en grandes cantidades, le llevó a ser "contratada" parecer comidas para celebraciones, bodas, bautizos. su mejor virtud, que podía hacer paellas para 100 personas en el mismo salón de la celebración tan ricas como una de 4 para la familia. Para el recuerdo quedan sus pasteles de boda, hechos pon pan de molde y ensalada de mariscos, su inmejorable pata asada o la perfección del estofado de carne de cabra a su propio estilo, cuya receta nunca reveló por ser su secreto más preciado